Muchas veces el líder se encuentra tan atareado que no le queda tiempo ni para él, menos para su familia.

Tiende a pensar que es responsable de hacer muchas cosas y termina involucrado en actividades que no siempre hacen una diferencia positiva en su gestión.

A continucación, quiero compartir con usted 4 hábitos que son esenciales para que su liderazgo sea más efectivo:

1.- Piense como líder y no como seguidor

Aprenda a desarrollar pensamiento estratégico para cumplir con la tarea. No hay duda que toda tarea requiere trabajo operativo, pero usted como líder es responsable de pensar estratégicamente y delegar el pensamiento operativo.

Debe tomar tiempo para pensar porque hacer tal o cual cosa y porque no hacer ciertas cosas, tiene que responderse a porque hicimos bien las cosas y porque no hicimos bien, para no volver a cometer los mismos errores.

Por otro lado, antes de subirse a un avión asegúrese que lo llevara donde usted quiere ir, para decirlo de otra manera, pensar como líder implica tener claro el objetivo, si no lo hace, la gente no sabrá ni a donde, ni por donde ir.

Entonces, piense como líder y no como seguidor, pregúntese los por qué.

2.- Desarrollar a otros

Aumentar la base de liderazgo en la organización es fundamental para ganarle a la competencia, por lo tanto, desarrolle la mentalidad de hacer crecer a los demás.

Comparta su saber, su experiencia, su know how. A veces el líder no quiere desarrollar a otros porque tiene miedo a que se vaya y se convierta en otra competencia más. No se preocupe por eso. A lo mejor, habrán personas que lo hagan, pero es lo de menos. Es mejor preparar y que se vayan algunos a no hacerlo y trabajar con personas mediocres todo el tiempo.

Tenga pensamiento estratégico para desarrollar a las personas, enseñe lo que sabe, derrumbe las paredes que hay entre usted y los subalternos; piense en cómo ayudarles a que sepan cómo hacer las cosas. Diga lo que necesita decir a las personas que necesitan oírlo. Y no a todo el mundo. Y enseñe con el final en mente.

Usted tendrá más tiempo para las cosas importantes de la empresa u organización, más tiempo para crecer, leer, reflexionar, más tiempo para usted y más tiempo para su familia. Poco a poco usted se reemplazará a usted mismo.

3.- Aprender a escuchar

Desarrolle el hábito de escuchar a los de afuera de su organización, porque eso le permitirá tener una perspectiva más amplia de cómo el medio ve a su organización. Le ayudara a saber si está cumpliendo su misión en la sociedad. Cada empresa u organización tiene una misión que normalmente tiende a beneficiar a la sociedad y si no escuchamos a los de afuera no podremos saber si estamos teniendo el impacto deseado.

Además, le permitirá aprender otras maneras de acercamiento a los clientes. Sin duda será un aprendizaje valioso con relación a los esfuerzos que estamos haciendo dentro de la organización vs. los resultados que estamos consiguiendo en la sociedad.

También necesitamos escuchar a los de adentro.

Ahora, no siempre la gente nos dice todo lo que saben que está sucediendo dentro de la organización. No siempre se animan. Especialmente si no hemos logrado un ambiente de libertad y confianza todavía. A veces los subalternos podrían animarse a decirle algunas cosas, pero no siempre de manera directa, quizás un mensaje subliminal o de manera camuflada y si usted como líder no escucha más allá de las palabras, puede que nunca se dé cuenta como están las cosas realmente dentro la su organización.

Entonces, no se puede envisionar, entrenar, alinear, corregir, motivar si usted no sabe que pasa adentro y con quien.

Entonces, aprender a escuchar es un hábito esencial para su liderazgo efectivo.

4.- Cuide su espiritualidad

Que queremos decir con esto, tome tiempo para usted. Para reflexionar, pensar, meditar, definir sus valores y principios de vida, para comparar si lo que hace es consecuente con lo que dice que es.

Tiempo para reflexionar acerca de que si está haciendo bien las cosas con su vida personal, familiar, laboral, profesional.

En ese tiempo personal, que, dicho sea de paso, mucha gente no lo agenda, usted se hace la autocrítica y toma decisiones fundamentales acerca de su carácter, que cosas le falta desarrollar en su vida, que nuevo aprendizaje se le hace necesario adquirir. Este tiempo se hace poderoso porque le desarrolla una fortaleza interna al saber que cosas necesita cambiar o crecer.

Ahora, si usted es creyente en Dios, entonces puede tomar tiempo para hablar con él, orar, rezar, contarle sus desafíos y sus luchas, además puede leer algo de su dirección a través de su Palabra. Este ejercicio le ayudará a liberar la presión emocional y le traerá fortaleza espiritual para enfrentar lo que cada día se presenta en el liderazgo.

Entonces, pensar como líder y no como seguidor, desarrollar a otros, Aprender a escuchar y cuidar su espiritualidad le permitirá ejercer un liderazgo más efectivo

Lo quiere hacer, le aseguro que valdrá la pena.

Tito Ramos S.

Phd. Psicología familiar, Lifes & Executive Coach