Para poder definir éxito pensemos primero en que NO es éxito. Vivimos en una cultura que exalta ciertas cosas como éxito y en este artículo vamos a tomar tiempo para ver alguna de ellas, y como éstas definiciones afectan nuestro liderazgo. Una aclaración, antes de entrar a mencionar estas definiciones, no estoy queriendo decir que conseguir estas definiciones esta necesariamente mal, el error es determinar mi éxito por cualquiera o varias de estas definiciones.

La primer definición errada de éxito es:

  1. Dinero o “prosperidad”. Esta es una de las definiciones más comunes de éxito que tiene nuestro mercado. La mayoría de las personas en algún momento de nuestras vidas nos encontramos persiguiendo esta definición, sin embargo, el tener mucho dinero no quiere decir que soy exitoso. Hay muchos ejemplos de personas que han alcanzado una gran suma de dinero sin embargo sus familias están destruidas. Podemos pensar también, en cuantas personas alcanzan una riqueza abundante que pierden en cuestión de pocos años. Entonces, podemos concluir que el definir éxito a la luz de la cantidad de dinero que obtenga es tener una definición errada de éxito. El éxito es mucho más que el dinero.
  2. Poder. Esta definición normalmente va de la mano con la anterior, muchas personas enfocan sus vidas en amasar grandes cantidades de riquezas por el poder que ellas otorgan, lo que denota una búsqueda constante de poder. El poder es la capacidad que tiene una persona de hacer lo que ella desea, cuando ella quiera, de la manera que ella lo disponga. El perseguir esta definición de éxito es particularmente peligrosa para el liderazgo genuino, ya que vuelve al ser humano una persona que hará lo que sea por obtener poder.  Basta con pensar en el ejemplo de Hitler, que tuvo gran poder, pero usted considera que fue ¿un hombre exitoso? Hay cientos de ejemplos de empresarios, millonarios, con mucho poder, pero con familias destruidas, sin un circulo de amigos cercanos y con una salud deteriorada, el éxito es mas que tener poder.
  3. Prestigio o fama. El definir el éxito personal en base a la fama es uno de los errores mas comunes en la generación millenials. Una de las características del prestigio o la fama es que suele ser pasajero, y volátil. El prestigio normalmente viene con su cuota de presión que no siempre es esperada. Podemos pensar en una infinidad de ejemplos de personas que fueron famosas pero que sus vidas no estaban plenas ni felices, personas que la presión que genera el ser famoso fue mas fuerte que sus ganas de vivir. El prestigio normalmente viene con una carga en misma proporción de humillación. Entonces podemos concluir que el éxito es mas que alcanzar prestigio.
  4. Posición. Esta definición esta muy ligada también al prestigio. En nuestra sociedad se ha vuelto una tendencia muy importante escalar en la pirámide social, lo que genera una tendencia a definir el éxito como la posición social que una persona alcance. Basta con recordar algunos ejemplos de personas que han alcanzado un estatus social reconocido y evaluar si son personas exitosas. Pensemos en el ex presidente de Libia, Muamar Gadafi, él y su familia habían escalado al tope de la jerarquía social en su país, pero ¿tuvieron éxito? Todo depende de su definición. El éxito es mucho más que escalar en la jerarquía social.
  5. Placer. La búsqueda de la satisfacción de todos nuestros placeres es una de las definiciones que está muy de moda en estos días. Frases como: YOLO (Solo vives una vez) Hay que aprovechar a disfrutar la vida, etc. Son comunes en nuestra cultura. La búsqueda de placer puede llevar a adicciones , vicios, etc. Ron Jenson en su libro “Como alcanzar el éxito auténtico” nos cuenta la historia del rabino Harold Kushner, él nos comparte una ilustración de una mujer en su congregación que se escapó de un mal matrimonio. A los ojos de los demás parecía estar felizmente en control de su vida, muy contenta de su soltería y libertad. Sin embargo en sus entrevistas de consejería personal con el Sr. Kushner, ella le confió: “Sé que la gente me envidia…las fiestas, las vacaciones, estar libre de responsabilidades. Desearía poder hacerles entender cuánto los envidio. Desearía decirles cuán pronto todo se vuelve monótono y repetitivo, a tal punto que uno se encuentra haciendo cosas que en realidad no desea hacer, solamente por no hacer lo mismo una y otra vez; cuánto desearía cambiar todo esto por el sonido de la puerta de un coche que se cierra y el de pasos familiares que suben las escaleras por la noche.” El éxito es mucho mas que la búsqueda del placer.

Ahora, después de haber visto las 5 definiciones mas comunes, debemos volver a aclarar que éstas definiciones en esencia son neutras, el problema radica cuando las personas se sobre enfocan en una o alguna de ellas. Otro de los problemas que acarrea el tener una definición errada de éxito es, que se convierte en un potencial destructor de su liderazgo. Recuerde que nuestra definición de liderazgo es la que determina nuestras acciones, por esa razón si mi definición es, por ejemplo, la búsqueda de poder, mis acciones reflejaran aquello, mis seguidores se darán cuenta y mi influencia no será la misma.

A través de los años, hemos podido conversar con cientos de líderes, empresariales, políticos, sociales, etc, y ninguno de ellos mencionó alguna de estas 5P en su definición personal de éxito, sus definiciones tenían que ver con sus familias, con su legado, con su impacto en su sociedad.

El darme cuenta que en la vida estoy persiguiendo una definición errada es el primer paso para poder cambiar y empezar a perseguir una definición genuina de éxito.

Tito A. Ramos     

CEO Torch Liderazgo & Coaching    

* JENSON, R. (2002). Como alcanzar el éxito auténtico. Estados Unidos